Carina y Matias. Una Boda en Mas D´Osor | Bailar Descalzos

Carina y Matías. Una Boda mexicana en Barcelona.




 
Escribir esta entrada no es fácil para mí, pero creo que es importante hablar de las historias que hay detrás de una boda, ya que es ahí, donde se pone en valor, la verdadera importancia de la fotografía.

Sabéis, los que nos seguís, que yo no podría escribir un post sobre los maravillosos zapatos de la novia, la marca de su velo o lo chic que era el conjunto del novio. Pero puedo hablar de lo que cada pareja me hizo sentir y lo que me llevo de ellos…
 

Carina y Matías

Voy a empezar presentándoos a Carina y Matias. Una pareja que reside en Cancún y tiene tres hijos. Resultó muy fácil conectar con Carina, las dos teníamos que hacer peripecias para poder hablar debido al cambio horario y tener que atender a nuestros respectivos pequeños. Pero durante los meses antes de la boda hablamos mucho, de una manera u otra, siempre nos las ingeniábamos.

Carina es encantadora, yo además estaba entusiasmada de hacer una boda con esencia Mexicana, pues nosotros vivimos en México una temporada y volvería a vivir allí sin dudarlo, es un país que añoro y lo llevo conmigo hasta lo mas profundo de mi ser.

Ellos decidieron casarse en el Montseny, Cataluña, en un maravilloso bosque invernal, decorado con musgo bajo la niebla y las gotas de rocío… Nosotros les conocimos en persona el día antes de la boda, mientras decoraban el lugar. Disfruté muchísimo ver cómo combinaban el paisaje invernal del norte de nuestra tierra con la calidez de México, el color, la alegría y lo que más me emocionó, el altar de muertos que prepararon, donde la madre de Carina ocupaba un lugar especial.
 

La Boda en Mas D´Osor

La mañana de la boda fue un precioso caos, con duendes navideños saltando de un lugar a otro, las carcajadas de Carina y los juegos de Matias y sus hijos. Me encanta ver a los novios tan relajados, disfrutando y riendo sin pensar en nada más que en el presente, sin intentar que todo sea perfecto. Toda la boda tenía mucho simbolismo, mucha magia. Ella decidió casarse con el camisón de su abuela y una calentita capa de terciopelo. Su tía, preparó su corona de flores y su ramo, cómo no podía ser de otro modo, a lo Frida Kalho.

Por allí, entre tanto barullo, estaba su padre, que después de 5 años de luchar contra el cáncer no se encontraba muy fuerte. Era discreto, pretendía pasar desapercibido… pero era imposible no fijarse en cómo miraba a su hija, como en sus ojos sólo cabía orgullo al verla.

La boda fue maravillosa… la ceremonia fue en la ermita de Lurdes (Tona-Barcelona) y luego la celebración en Mas D´Osor donde tuvimos la suerte de ver algunos rayos de sol a pesar de ser Diciembre. Emoción, risas, abrazos… Matias cómo un crío enamorado, la familia disfrutando del momento, los amigos riendo y dándolo todo…. Un día perfecto!
 

Un mensaje que nunca querrías recibir

Tres días después Carina me escribe. Su mensaje comienza con un… “no te llamo porque no tengo fuerzas…” y sé perfectamente lo que me va a decir. Su padre había muerto. Esto nos hizo pensar a todos… Ella daba gracias a la vida porque si no fuese por la boda, no habría podido acompañar a su padre al mundo de los muertos. Era cómo si él, la estuviera esperando. A nosotros nos hizo volver a pensar en la importancia que tiene la fotografía. Él sacó fuerzas de lo más profundo de su ser para reír, bailar con sus hijos y abrazarse cómo si fuese la ultima vez… Y todo eso está inmortalizado para siempre… Lloré mucho ese día. Pero nos sentimos felices de poder haber contribuido a su recuerdo.





Post anterior
Los mejores momentos de 2018






Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies