Gracia y Miguel. Boda en Masía Durbá | Bailar Descalzos

Gracia y Miguel. Boda en Masía Durbá



A ver cómo lo decimos para que lo entendáis…. Adoramos a esta pareja! Nos los llevaríamos a nuestra casita y los achucharíamos por siempre para que no se nos escapen. Gracia y Miguel son un amor, verdaderamente geniales. Su boda en Masía Durbá fue además de preciosa, muy divertida y con un ambiente muy cercano. Ya os hemos dicho en más ocasiones que nos pierden las parejas que están muy unidas y esos novios, que cada vez son más, que se implican, deciden y disfrutan de su boda.

Ellos nos han conquistado por varias razones. Son atentos y cariñosos, muy unidos a sus amigos y nos hemos sentido muy cómodos con ellos desde la primera vez que nos vimos. Son frikis, que más se puede pedir! Cómo no vamos a caer rendidos a sus pies cuando el novio se nos presenta con unos gemelos de Juego de Tronos y vemos una botella de Fuego Valyrio rular por su boda.

La celebración de la boda en Masía Durbá ha estado cargada de estilazo. Desde los detalles de la decoración hasta la selección de la música que ha sido sublime. Y lo que más nos ha gustado: toda la boda ha sido un constante homenaje al amor y la amistad. De principio a fin se ha sentido la implicación de sus amigos y familia. Ellos les han correspondido con un sinfín de detalles y regalos, de besos, de abrazos. Hemos tenido la sensación de que todos ellos son una gran familia que se quieren por encima de todo.

Todo salió a pedir de boca. Empezamos la boda en Masía Durbá, con Miguel regalándose un relajante afeitado. Para ello, que mejor que ponerse en manos de los profesionales de la barbería Los Honorables. Desde luego trajeron una nota de estilo, que combinado con las maravillosas vistas, hizo que el novio (y nosotros) pasáramos un rato sublime. Gracia, decidió seguir las tradiciones de su pueblo (Viver – Castellón) y cambiarse en casa donde tenía una sala especialmente preparada para la ocasión. Allí estaban desde días antes el vestido y los complementos, con el fin de que los vecinos fuesen a verlo. Ella se rodeó de sus mejores amigos y su familia, por lo tanto las buenas vibraciones se respiraban desde muy pronto.

Todo el día estuvo ya cargado de ese buen rollo y se notó hasta el final, pues ni una imponente tormenta con viento y granizo, que llegó justo al comenzar el cóctel logró hacer decaer el ánimo, al contrario, le dio un ambiente romántico y casi diría que hogareño.
 

Proveedores

Lugar: Masía Durbá

Vestido y Zapatos: Josefina Huerta

Traje: Josefina Huerta

Peluqueria (novia): @raquel.image

Maquillaje: @erreruthmakeup

Peluquería y Barbería (novio): Los Honorables

Comentarios

Al enviar el comentario aceptas la Política de privacidad*




Post anterior
Preboda basada en el Diario de Noa
Post siguiente
Aina y Javi. Boda en el Monasterio de Sant Jeroni de Cotalba






Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies