Fotógrafo de boda en Mas de Canicattí | Bailar Descalzos

Boda de Rut y David



 

 

 

Rut y David eligieron hacer su boda en Mas de Canicatti, un lugar precioso para una pareja más preciosa aún. Su historia nos dejó asombrados. Es fascinante pensar cómo la vida nos hace dar vueltas y vueltas brindándonos la oportunidad de ser felices. Es muy atrevido afirmar que el destino existe pero desde luego todo lo que han vivido hasta encontrarse hace que queramos creer en él.

Cuando les conocimos y les preguntamos cuánto tiempo hacía que estaban juntos nos dijeron: 6 meses!. Wow! Que claro lo tienen! Si que se han dado prisa! Luego descubrimos que su relación no empieza ahí. Su relación empieza cuando siendo niños jugaban juntos mientras sus padres compartían grandes momentos de amistad, fantaseando con la idea de que sus respectivos hijos algún día se casaran. Aunque la vida les alejó durante años, les volvió a unir y cómo si de una premonición paternal se tratase decidieron casarse.

El día de la boda, no podía ser de otro modo, estuvo cargado de nostalgia. Faltaban el padre de David y la madre de Rut. Uno de los momentos más emocionantes del día fue cuando Rut vio el precioso homenaje que David había preparado a sus padres y rompió a llorar emocionada. Creo que en ese momento se produjo una conexión profunda con las personas ausentes y estuvieron de ese modo acompañándoles durante todo el día. David y su madre también compartieron un momento muy especial al fundirse en un abrazo inmenso que para nosotros fue muy significativo porque son dos personas muy unidas que se cuidan y protegen. Nos sentimos muy afortunados de poder captar esos momentos para ellos.

No todo fueron momentos de nostalgia, hubo tantas risas, tantos momentos divertidos, tantas anécdotas…. Sabíamos que el día prometía desde el momento que nos encontramos con Rut en la puerta de la peluquería y nos dice como si nada, que no ve. Ella acostumbrada a ir con gafas, decidió ponerse lentillas. Pero sus ojos dijeron que no había manera, así que fue a su propia boda sin ver un pimiento! jajaja. Bromeé con ella sobre que a su reportaje lo llamaríamos “El amor es ciego”. Pero no hay nada más lejos de la realidad.  El amor te activa los sentidos y sientes que ves cosas que nunca antes habías visto. El amor te hace más fuerte, te hace ser mejor, te hace querer dar lo mejor de tí.

 

Proveedores

Lugar: Mas de Canicatti

Vestido: Pronovias

Zapatos: Menbur

Peluquería y maquillaje: El Tocador de Jesús Sáez y J.Parralejo

Iluminación y música: Altius

 





Post anterior
Rut y David. Preboda en la naturaleza
Post siguiente
Boda de Esther y David






Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies